Espacio de cuidado, sanación y conciencia

Cuestionemoslo todo!

Hoy mientras desayunaba y planificaba el contenido para mostrarles en octubre, tuve que cortar para escribir este posteo… la info bajo así y la tuve que dejar fluir!


En este momento me encuentro investigando acerca de productos naturales e industrializados, no solo para mejorar los productos que vendo, sino para poder ofrecerles a mis client@s y seguidor@s información de calidad y que sirva realmente para aplicar en nuestras vidas y hábitos. La frase es contundente y de lo que les voy a hablar, también.


Me refiero a esto que tanto leen en mi feed; LEE LAS ETIQUETAS, INFORMATE, INVESTIGÁ… ¡Los que leen mis posteos ya estarán hartos!


Pero… se pusieron a pensar más allá de leer y "entender" lo que dicen las etiquetas de los productos cosméticos industrializados ¡mucha suerte con eso! ¿Cual es la intensión de que NO entendamos lo que dice, lo que nos hace, como impacta?


Porque no solamente las grandes marcas ponen las listas con innombrables materiales químicos, que solo es posible comprender muy por sobre y a los ponchazos gogleando y traduciendo (¡suerte con esto también!)

Sinó que NO nos explican para que se usa ese ingrediente, de donde proviene, cuales son los efectos en el cuerpo y el impacto en el ambiente que fue necesario para obtener ese ingrediente y que hoy esté disponible para satisfacer nuestras "necesidades" (esas mismas que el sistema se encarga metódicamente de sembrar en nuestra psiquis, generación tras generación)


L@s que hacemos cosmética natural (e intentamos hacerlo con seriedad) sabemos que esto es así por protocolo de las instituciones reguladoras. Pero vamos un poco más lejos… ¿cuál es la intensión de que NO sepamos sobre esto? ¿Porque nos necesitan “dormidos” consumiendo sin pensar, sin cuestionar? ¿Que aceptemos y paguemos fortunas por un producto equis? ¿Qué gastemos nuestro valioso tiempo en productos “milagrosos”?


¡¡En productos cosméticos de los cuales nos dijeron que necesitamos "ese" ingrediente maravilloso, que nos va a cambiar la vida!! ¿En serio?

¿Y el resto? ¿De dónde sale? Porque todo ese “resto” también integra la crema que nos ponemos con tanto amor y esperanza en la cara, la que le recomendamos a mamá, a l@s amig@s y la que le ponemos a los chic@s!


Porque a ver… podes mejorar ciertos aspectos de la piel, del cuerpo, hidratar, mejorar las líneas de expresión… pero lo que siempre les digo a mis client@s: acá el único y maravilloso milagro es que estemos con vida en un planeta que nos permite respirar perdidos en la inmensidad del espacio…(Nada más y nada menos)

Sacando eso, todo lo demás o por lo menos en lo que respecta al consumo, de milagro no tiene nada!


O sea, te ponen una etiqueta en inglés, con materia prima innombrable, que no tenemos idea de donde la sacan, como la consiguen, no te explican una m* de lo que tiene adentro ese producto (aparte del ingrediente milagroso y prometedor que nos venden en los medios, claro)

Como puede afectar en nuestra salud, en nuestra piel y como afectó al medio que nos rodea para obtenerlo y encima nosotr@s ¿pagamos por eso? ¡Y sin chistar! Sin cuestionar, sin preguntar… Nop! solo vamos, compramos y LO RECOMENDAMOS!


Eso sí… a los que estamos tratando de poner un granito de arena, desde nuestro lugar, generando conciencia, brindando información lo más apegada a la realidad que nos es posible (porque aclaro, nadie tiene la verdad absoluta) ¡Es como si estuviéramos cocinando drogas a lo Breaking Bad!


¿Porque será que nos necesitan callad@s, sumisos, consumiendo solo lo que el sistema y las grandes empresas quieren que consumamos? ¿Porque quieren que no cuestionemos, no investiguemos, no generemos otro entramado, otra forma de relacionarnos, otro comercio, otra forma de consumir, otra economía? Y otros productos, claro!


¿Porque el sistema, las instituciones nos piden que confiemos en ellos ciegamente? ¿Son realmente confiables? ¿ En que se basan?¿Es garantía absoluta para nosotros como consumidores, como ciudadanos la regulación de absolutamente todo?


¿Acaso somos niños que necesitamos que las instituciones nos digan lo que necesitamos todo el tiempo? Claro que estoy hablando de consumo, salud, bienestar físico y emocional.

¿Tan incapaces de discernir, de pensar coherentemente somos?

Ahora, ellos ¿nos brindan la información que queremos / necesitamos para cuidar nuestra salud, nuestro planeta? ¿ Nos enseñan a pensar, a cuestionar a investigar, a escuchar otras opiniones? ¡Aplíquese a cualquier temática de hoy en día!


Eso sí… ¡CONSUMÍ, PAGÁ, LABURÁ MAS Y MAS! Porque cada vez vas a necesitar MAS para encajar en un sistema que está enfermo y un sistema que está enfermo ¿puede garantizarnos salud, bienestar, respeto, comunidad?


Sé que es un tema complejo, controversial y amplio ya que abre un abanico de muchos otros temas relacionados. Los dejo con algunas preguntas que me dan vueltas en la cabeza:

¿De dónde sale que tod@s tenemos que ser flac@s, jóvenes, sin canas, sin rollos, teniendo que ser madres/padres, necesitando fervorosamente una pareja estable, un trabajo en una gran empresa, ser heterosexuales, consumir esto, vivir en aquel lugar, usar tal cosa?


Hablando un poco de lo que me convoca, que es la cosmética natural ¿porque un producto artesanal no es confiable y uno lleno de químicos tóxicos, y llenos de crueldad SI LO ES? ¡A duras penas sabemos cual es su contenido!


¿Será que nos metieron la idea de que lo único que necesitamos es seguir un modelo? Modelo que tiene que tener ciertas reglas para ser felices, lind@s y "encajar"? ¿Encajar en que, en donde?

¿Porque nos dicen que si gastamos una fortuna en equis producto, vamos a estar más jóvenes, con menos granos, estrías, celulitis y flaccidez?

¿¡Porque c* nos jode tanto tenerlas!?

¿Por qué no nos aceptamos, así tal cual vinimos a este plano / mundo en este momento?


Ahora me pregunto…¿es posible aceptar a OTRO desde la NO aceptación de nosotr@s mismos?

Si no nos aceptamos a nosotr@s mismos ¿podemos desde esa negación, aceptar un punto de vista diferente?

¿Podemos llevar adelante el cambio, este del que tanto hablamos en las redes, tan necesario para la actualidad que estamos viviendo, desde la negación y el desprecio hacia nuestros cuerpos, nuestro único hogar, el único que nos acompañará hasta el final de nuestros días?

En serio… ¿se puede modificar algo desde el rechazo a ese algo? Si toda nuestra energía está concentrada “rechazando eso” ¿Que cabida le damos a lo que sea que esté disponible para nuestra evolución individual y como humanidad?


¿Por qué a los que deseamos marcar una diferencia nos persiguen como en la edad media? ¿Y que pasa con los que pensamos diferente? ¿Y los que no nos identificamos con los estereotipos heterosexuales preestablecidos? ¿Y los que no nos queremos vestir a la moda, o no queremos teñirnos las canas, sacarnos los pelos del cuerpo, los rollos?


¿De donde viene la bajada de línea tan cruel que nos cercena, segrega, nos separa, nos conecta al odio, a la violencia hacia nosotr@s y hacia los otr@s, que nos hace consumirla de todas las formas que imaginemos? ¡Porque son preguntas como estas las que debemos hacernos cuando leemos casos de bulliyng, de violencia, de racismo, de discriminación!


Preguntarle al político de turno o a los medios o a las instituciones ¿hace alguna diferencia? ¿Acaso alguna vez la hizo? Es el cambio de cada uno y el aporte de cada uno lo que generará esa transformación que tanto anhelamos.


Es en el cuestionar y cuestionarnos en donde le damos espacio a lo nuevo, a la posibilidad a la apertura de nuevos caminos.


Les dejo una frase que me acompaña hace un tiempo largo y que calma la imperiosa necesidad de mi ego de controlarlo todo "Donde nada es seguro, todo es posible"


Samy

Nos leemos!

 

 

Mi carrito